Entrevista a José Luis Munuera, julio de 2.005


Nacido en Lorca (Murcia) el 21 de abril de 1.972, residiendo actualemtne en Granada, Munuera se ha convertido en el último dibujante en coger el relevo a los lapices de Spirou y Fantasio. Aqui reseñamos una entrevista concedida a esta web aprovechando la publicación en la revista Spirou de la segunda aventura realizada por José Luis Munuera y Jean David Morvan.


    Spirou

  • ¿Cuándo y cómo empezaste a leer comics?
    Yo tengo la impresión de que los tebeos me han acompañado desde que nací.

  • ¿Qué comics leías?
    Siendo pequeñín, todo Bruguera, especialmente el Super Mortadelo, y Don Mickey. Después tebeos de superhéroes y luego, en pleno boom, todas las revistas para adultos (1984, Cómix internacional, Cimoc, Rambla....). De hecho, tenía una especie de trato con el kioskero de mi barrio, que me dejaba pasar horas y horas sentado junto al kiosko leyendo a mi antojo a cambio de que de vez en cuando le comprara algo.

  • ¿Cuándo empezaste a dibujar comics?
    Tengo conciencia de querer dibujarlos "en serio" (todo lo en serio que se puede hacer algo a esa edad) a los ocho años.

  • Cuando fuiste a estudiar Bellas Artes a Granada, ¿que esperabas de esa carrera?
    No esperaba gran cosa, en el fondo, no era más que una forma de pasar el curso lejos de casa y con subvención paterna. Nunca me han interesado demasiado los estudios "reglados"... nunca me he encontrado a gusto del todo.

  • ¿Cómo tratan el cómic en la facultad?
    Con desdén, con indulgencia, con superioridad... eso cuando lo trataban, porque lo normal era que pasaran olímpicamente de él. Parece que está cambiando algo la cosa...

  • Una vez finalizada esta, ¿Te has decidido por otras cosas a parte del cómic? ¿Tienes algún proyecto en marcha? ¿Alguno en tú cabeza para el futuro?
    Yo tenía claro que quería hacer tebeos... así que el último año de carrera, antes de que empezaran las presiones para que me presentara a oposiciones, me dediqué en cuerpo y alma a preparar algo que mostrar a los editores.

  • ¿Qué nos puedes comentar de tu época de dibujante aficionado, en sitios como el Tío Saín o Murcia Joven?
    El Murcia Joven fue extraordinariamente importante para mí: no solo me permitió "demostrar" que tenía algún futuro con los tebeos y me llevó por primera vez al salón de Barcelona (andaría yo sobre los quince o dieciséis años), sino que en ese último año de carrera, patrocinó mi primer viaje a Angouleme.

  • ¿Cuáles son los autores o personajes de cómic que más te han influenciado en tu carrera?
    Yo creo que el autor que más me ha marcado nunca, ha sido Uderzo, seguido de Giraud. Pero la lista, claro, sería infinita de pretenderse exhaustiva.

  • ¿Cómo es el buscar trabajo de dibujante de comics en España?
    Jodido.

  • ¿Qué recuerdas de tu primera visita como autor en busca de trabajo a Angulema?
    A parte de la fascinación de llegar a un lugar "mítico" para mí, y lo alucinante que es ver en vivo a todos los grandes monstruos del tebeo, recuerdo que por aquel entonces no había prácticamente jóvenes enseñando sus trabajos a los editores (de lo que infiero la explicación a la relativa facilidad con la que les colé yo mis primeros truñetes). Añadiré que yo era un pimpollo y que el solo hecho de hablar con un editor de verdad, y más extranjero, y más no hablando yo ni media palabra de francés, era bastante intimidador...

    Los Potamoks

  • ¿Cómo es Joann Sfar como compañero de trabajo?
    Delirante, fascinante, asistemático... difícil también y por lo mismo.

  • ¿Cómo es trabajar con guiones de Joann Sfar?
    Muy agradable desde el momento que el tío tiene una prosa magnífica: me pasaba un relato dialogado de la historia que yo despedazaba según mi criterio

  • ¿Qué queríais contar en Los Potamoks?
    Yo pretendía hacer un tebeo de aventuras sin más. Joann ya apuntaba sus neuras semíticas. En el fondo, lo único que queríamos era divertirnos.

  • ¿Cómo es empezar tu primer trabajo profesional?
    Siempre es duro: tienes que acostumbrarte a aceptar componendas a las que eres totalmente ajeno cuando trabajas para ti mismo. Componendas cuya superación a la postre marcan la diferencia entre el trabajo profesional y el de aficionado. Tienes que manejarte dentro de límites terroríficos, entre los que no es el menos importante tu propia falta de recursos técnicos para solventar los problemas que se te plantean

  • Cosas buenas y malas que recuerdes de este trabajo.
    Lo bueno es que es el punto de arranque de lo que después, sorprendentemente, sería una carrera profesional. Lo malo es que hubo enormes problemas de comunicación entre todo el mundo implicado que yo no supe manejar dada mi inexperiencia. El resultado es desde el punto de vista artístico, un desastre, y desde el comercial tampoco fue gran cosa, pero para mí fue una experiencia capital de la que extraje no pocas enseñanzas. La primera: habla la lengua de tus colaboradores!!

  • ¿Era una serie cerrada o decidisteis terminarla por algún motivo?
    Si la serie hubiera funcionado del copón, aún seguiríamos con ella, claro. Fue una suerte que no cuajara.

    Merlin

  • ¿Cómo surgió la idea de Merlin?
    Pues justamente tras acabar los potamoks, andaba yo con un desánimo y una tristeza tremebunda, sobreviviendo gracias a los encargos alimenticios más mindunguis que se pueda imaginar y pensando que la había cagado justamente cuando me llegaba mi gran oportunidad. En éstas que le propuse a Joann hacer algo ligero, para niños, por gusto. En el curso de una conversación salió a relucir el nombre de Merlín, y lo demás fue coser y cantar (bueno, salvo que tardamos más de un año en encontrar un editor, después de pasar el proyecto por manos de unos cuantos, y sufrir modificaciones a montón)

  • ¿Qué diferencias hay a la hora de abordar el trabajo, ahora que ya llevas varios trabajos publicados y ya se te considera un profesional?
    Pues no hay esa ansiedad, esa necesidad imperiosa de demostrar todo lo que sabes hacer en cada dibujo. Se toma con más calma. Se tiene una visión de conjunto. Se comprende más cómo funciona este mundo y el propio lenguaje del tebeo en sí.

  • Cosas buenas y malas que recuerdes de este trabajo.
    No tengo ni un solo mal recuerdo de Merlin.

  • De momento, esta es tu serie más prolífica. ¿Hay cuerda para mucho? ¿Tenéis una historia con principio y fin en mente o es una serie totalmente abierta?
    Nos gustaría continuar con ella. Lamentablemente, encontrar un hueco comercial para una serie tan poco definida como esta es difícil, y de momento tenemos que dedicarnos a otros asuntos que nos reclaman imperativamente. Y es una pena.

  • Con el primer tomo de Merlin (Jambon et Tartine), llega tu primer gran reconocimiento “Prix de la Jeunesse en el Festival de comics de Sierre et de Colomiers”. ¿Cómo sienta esto personalmente? ¿Y profesionalmente, sirve para algo?
    Bueno, es muy agradable, claro, pero la cosa de los premios hay que relativizarla. No es nada importante, ni te cambia la vida, ni significa nada. Eso sí, si dan estatuita, decora mogollón.

  • ¿A que se debió el cambio de guionista?

  • ¿Cómo surge tu colaboración con Jean David Morvan?
    Me lo presentó Joann Sfar, en una librería de París en la que estaba firmando ejemplares a la ocasión de la publicación del primer Sillage (que por cierto yo había leído esa mañana y me había encantado). Comimos juntos y nos dijimos que podríamos trabajar juntos. Estuvimos probando diferentes proyectos un tiempo hasta ajustarnos el uno al otro (entre otros el "Yolán" que acabó dibujando Rubén del rincón- editado en Glénat España). Desde entonces no hemos dejado de trabajar juntos.

  • ¿Cómo es Jean David Morvan como compañero de trabajo?
    Pues magnífico, claro, sino no habría sido tan larga nuestra colaboración. Es un tipo muy cerebral con las ideas muy claras y una magnífica capacidad de organización y adaptación. Estructura las historias con cartesiana maestría. En otro sentido, le considero un verdadero pionero por la forma en la que está acercando dos universos tan a priori alejados como el manga y el tebeo europeo. Tenemos muchas referencias comunes, y al cabo de tantos años de trabajo intenso en colaboración, hemos desarrollado un sistema de trabajo basado en la confianza mutua, el respeto y la absoluta franqueza. Yo soy su crítico más feroz y él lo es también para mí. Nuestro objetivo es mejorar cada libro y para ello no nos duelen prendas a la hora de diseccionar nuestros respectivos quehaceres. Yo intervengo en la primera fase de guión, en la concepción de la idea, que después él desarrolla y depura, y él asiste en directo a la creación de las páginas, proponiendo, criticando y discutiendo. El trabajo resultante es el fruto de una estrecha colaboración, en el sentido etimológico de "elaborar entre dos".

  • ¿Cómo es trabajar con guiones de Jean David Morvan?
    Es fácil y difícil, depende del tipo de dibujante que seas. Tiene un sistema narrativo, heredado del manga, que yo llamo de "micronarración", una forma de narrar muy fragmentada, menos teatral de lo que es habitual en el sistema tradicional francobelga, pero que yo creo que no está en contradicción con éste sino que lo enriquece. De ello se deduce la acumulación de viñetas por página (el formato tradicional del tebeo francés, por cuestiones puramente editoriales y mercantiles, rara vez se aleja de la s 46 páginas, lo que supone una gran dificultad para contar historias autoconclusivas de una mínima densidad). En general, la tradición francobelga tiende hacia el plano general más que hacia el primer plano (como es el caso por ejemplo de la americana) y si te caen once viñetas de planos generales en una página, te aseguro que el dibujante las pasa canutas. A fuerza de trabajar juntos yo he acabado asimilando ese sistema.... aunque de vez en cuando tengo mis pequeñas insubordinaciones!!!! Sir Pyle S. Culape

  • ¿Qué nos puedes contar de Sir Pyle S. Culape?
    Fue una serie que nació un poco por accidente, casi como un juego, destinada a una editorial distinta de la que finalmente la publicó. Se compone de historias cortas de ocho a catorce páginas. Tiene como protagonista a Sir Pyle, un mito-médico de más de tres mil años de edad encerrado en el cuerpo de un adolescente (por razones que nunca se explicaron). Sir Pyle vive en una antigua mansión en el centro de Nueva York con su fantasma y mayordomo (pequeña referencia a Sir Thim O'Theo que pasó completamente desapercibida como es natural para el público francés), al que le relata algunas de las pintorescas aventuras en las que se ha visto envuelto a lo largo de su vida.

  • ¿Es fácil adaptarse cuando se trabaja con dos guionistas distintos, cada uno con su propio estilo?
    Yo he tenido la suerte de poder establecer un flujo de comunicación muy sano con mis guionistas, y siendo ambos muy diferentes, con los dos he tenido muy fuertes puntos de contacto. El estilo de Joann, por ejemplo, era más literario que cinematográfico, y sus historias presentaban huecos enormes, que me dejaba rellenar a mi antojo. Jean David, por el contrario, prevé mi tendencia Jazzman y me deja deliberadamente espacio para mis improvisaciones "slapstick". No me gusta trabajar con un guionista recibiendo su guión y limitándome a ilustrarlo de forma más o menos servil. Hacer un tebeo demanda una energía fabulosa, muy extrema, y prefiero que la relación sea más personal que estrictamente laboral.

  • Cosas buenas y malas que recuerdes de este trabajo.
    Con Sir Pyle lo pasé muy bien, la variedad de épocas y de tonos de las historias me permitió investigar bastante y desarrollar una experiencia en relación con el uso de la documentación que se ha demostrado a la postre muy útil. Finalmente, dejé la serie en las magníficas manos de Rubén del Rincón, que la continuó durante algunos capítulos hasta que se paró. Esperamos poder resucitar algún día el personaje.

  • ¿Qué siente un autor que ve publicada su obra en el extranjero en otro idioma, pero no así en su propio país?
    No me produce un problema particular. Los tebeos se hacen para ser leídos. Que el lector sea español, francés o pakistaní en el fondo, es indiferente. Supongo que ver cómo tus tebeos se publican en tu propio país y pueden ser leídos con facilidad por familiares y amigos debe proporcionar algún tipo de satisfacción al ego, pero no es que me preocupe demasiado, la verdad. Dorado

  • ¿Cómo acabaste creando la adaptación de La ruta hacia el dorado?
    Por casualidad, como es de ley! En un impass sin editor ni proyecto, mandé un dossier con las cosas más diferentes que encontré en el almacén a todas las direcciones que tenía a mano. Nunca sabes dónde y cuando va a sonar la flauta. Una copia llegó a manos de Yves Shlirf, a la sazón editor de Dargaud Benelux, que a su vez volvía de un viaje a los estados unidos donde Conrad, el dibujante de "les innomables" y por entonces a sueldo de dreamworks le había convencido para hacer una adaptación de "el príncipe de Egipto" en la que él sería el guionista. Solo faltaba encontrar a un tipo capaz de adaptarse al estilo visual de la película y como mi dossier tenía muestras de lo más variopintas, el editor pensó que podía ser yo el tipo en cuestión. Aquel proyecto no cuajó por muchas razones, entre las que fue definitiva el abandono del barco por parte de Conrad, pero yo mantuve activos los canales de comunicación con el editor y éste con el estudio americano. De manera que la consiguiente adaptación del siguiente film del estudio de animación, "la ruta hacia el dorado", parece cosa lógica.

  • Aunque es un guión adaptado y no original, lo hiciste tu solo ¿Qué tal es el trabajo completo guionista/dibujante?
    En este caso en particular no puede hablarse de verdadero guionista, sino de adaptador de un medio a otro. Fue muy divertido destrozarles la peli con alegría, cortando, pegando y amalgamando para tratar de incluir en el tebeo todas las secuencias claves de la peli. Fue muy formativo para mí. También desde el punto de vista gráfico. Estuvo muy bien pagado y me permitió visitar los estudios americanos donde se hacen las pelis de dibujos. No se puede pedir más!!

  • ¿Tienes alguna historia que contar en mente o prefieres trabajar con guionistas?
    Como me implico activamente en el guión de mis tebeos, dejando la parte coñazo y puramente técnica a otro, la verdad es que de momento estoy muy cómodo. Si no tuviera una sintonía tan benéfica con mi guionista, desde luego que me pondría yo a ello, pero por el momento y por pura pereza, estoy muy bien así. Sin embargo, claro, dos veces cada tres días tienes una idea que te gustaría hacer tu solo y está esa especie de complejo cultural ñoño de cahier du cinéma del "autor completo", que es dificil de obviar. Parecería que un dibujante que no escribe sus guiones fuera por ello menos autor, y sin embargo nadie pone en duda la autoría de los directores de cine cuando trabajan sobre guiones de otros....

  • Cosas buenas y malas que recuerdes de este trabajo.
    El Dorado se hizo rápido, con alegría, bajo presión (tenía un regimiento de burócratas mirándome por encima del hombro mientras dibujaba- hablo del estudio americano) y el resultado me parece bastante digno para tratarse de una adaptación de ese tipo. Me enseñó mucho, aguanté el tipo como pude, todo el mundo quedó contento. Y ya está.

    Nävis Nävis

  • Con Nävis trabajáis en un personaje y una historia creada por Philippe Buchet. ¿De quien parte la idea? ¿Qué le pareció a este?
    Philippe y Jean David me pidieron un dibujo sobre su personaje para una colección que iban a editar. No sabiendo muy bien qué hacer, dibujé a Nävis de pequeña. Me divertí y les gustó. Terminaba yo por aquel entonces de pasar un año trabajando en un proyecto que, de puro ambicioso, quedó inconcluso, más quemado que la pipa de un indio y a puntito para una depresión de caballo o uno de esos bloqueos de los que hablan los literatos (y que en nuestra mucho más humilde profesión también se dan). Así que les propuse si les importaría que hiciera una historia corta con el personaje, solo por divertirnos. La hice, me divertí como un enano, y se publicó en una revista (Pavillon Rouge, hoy difunta), recogiendo un éxito sorprendente. Tanta fue la diversión, tan simpática quedó la cosa y tanto gustó a todo el mundo que la conclusión obvia se impuso: hagamos una historia larga! Hay que reconocer que Philippe demostró una generosidad sin par al cederme a su personaje para que yo lo tratara a mi modo, esencialmente tan diferente del suyo. Lo pasamos fenomenal haciendo aquel libro... y ya vamos por el tercero!

  • ¿Te coacciona el hecho de trabajar con un personaje de otro o lo haces con la misma libertad?
    Depende del caso: en Nävis, no, porque al tratarse de la infancia del personaje es en la práctica como crear un personaje nuevo. Con Spirou es diferente...

  • Cosas buenas y malas que recuerdes de este trabajo.
    Me encanta hacer nävis, no recuerdo nada negativo.

  • ¿Tienes algún proyecto nuevo en mente o de momento sólo continuar estos?
    La verdad es que tengo un lío con lo que tengo ya que es fenomenal, pero aún así, siempre te quedan ganas para probar otras cosas. Estoy deseando pillarme algún mes libre para atacar algo completamente diferente... aunque de momento, tiempo no me sobra... Nävis

  • ¿Te gustaría trabajar con algún guionista en particular?
    Con mi amigo agustín Martínez, que hoy por hoy es guionista de televisión.

  • ¿Cómo es tu jornada de trabajo?
    Me levanto sobre las siete y trabajo hasta el medio día. Después comida y siesta y vuelta a la mesa hasta las siete o las ocho. Un poco de tele, leer en la cama y vuelta a empezar.

  • ¿Crees factible trabajar desde casa si no existiese Internet, o te hubieras tenido que trasladar al otro lado de los Pirineos?
    Cuando yo empecé a trabajar con los franceses, el Internet de masas de hoy aún estaba por llegar. Aún así, había fax, correo urgente y otras astucias equivalentes al actual correo electrónico, salvo que mucho más caras, más lentas, menos directas. Internet nos ha simplificado la vida a todos.

  • Ahora que ya han pasado 10 años y unos 14 álbumes publicados, ¿Crees que podrías publicar algo directamente para España o el tipo de cómic que haces sigue sin poder venderse aquí?
    Poder publicar, creo que sí, poder vivir de lo que publicara, ya es más discutible. El mercado español sigue siendo muy pequeño, casi anecdótico y se produce bajo mínimos con tarifas por página idénticas a las que existían en los ochenta, cuando no muy inferiores. Hacer tebeos aquí, no es un profesión... es un lujo! Sin embargo, a nivel editorial, la cosa es muy interesante, se publica de todo, de todas partes y en todos los formatos. Como lector, el mercado español está muy bien.

  • ¿Cómo fue el proceso que concluyó con el anuncio oficial de que erais los nuevos autores de Spirou y Fantasio?

  • ¿Qué se siente cuando te llaman para dibujar una serie que llevas dentro desde pequeño?

  • Al convertirse en autor de una serie con 46 álbumes, varios colosos del cómic como autores anteriores y montañas de seguidores, se sabe que lo primero que van a aparecer son las comparaciones. ¿Qué tal se porta la gente con vosotros? ¿Hay mucho fan-loco como pasa con el comic-boock americano o aquí la gente es más civilizada?

  • ¿Nos podrías dar tu visión personal sobre cada una de las etapas de Spirou y Fantasio?

  • Rob-vel.

  • Jijé.

  • Franquin & co.

  • Fournier.

  • Chaland.

  • Nic & Cauvin.

  • Tome & Janry.

  • ¿Cuales son tus álbumes favoritos como fan de Spirou?

  • ¿Y tus personajes favoritos?

  • ¿Cómo fue el hacerse con un estilo propio en medio de tanto autor, y mas después de las criticas al cambio de estilo de Tome & Janry en su último álbum?

  • ¿Aportas algo al guión o sólo te encargas del dibujo?

  • ¿Cuánto tardabas en hacer cada plancha?

  • ¿Como ves vuestro primer álbum, ahora que está publicado?

  • Habéis mencionado que quizá retoméis esta historia para llegar hasta las 54 páginas, ¿En que estado está este proyecto? ¿Será sólo ampliar o vais a cambiar algo de lo ya dibujado?

  • ¿Qué diferencias hay entre la primera historia y la que está siendo publicado en estos momentos en la revista Spirou?

  • Ahora, ¿Tardas lo mismo, más o menos?

  • Cuéntanos un poco de que va la historia.

  • ¿Qué te gusta más, crear hilos arguméntales totalmente nuevos o apoyarte en pasados como hacéis en esta historia?

  • ¿Eres autocrítico cuando vuelves a ver tus obras? Ahora que ya has acabado de dibujar esta historia e incluso antes de vea la luz, ¿cambiarias algo?

  • ¿Tenéis pensado estandarizar en todos vuestros álbumes las 54 planchas? ¿Que opina el editor al respecto?

  • ¿Tenéis total libertad con los personajes e historias o el editor pone unas directrices?

  • ¿Qué opinas de la nueva serie paralela de Spirou y Fantasio?

  • ¿Qué tenéis pensado para los próximos álbumes? ¿Hay ya algún argumento inicial?

  • ¿Pensáis en una estancia corta en la serie o tenéis miras de durar 15 ó 20 años en plan Franquin o Tome & Janry?

  • ¿Se cumplirá el anuncio inicial de un álbum por año?

  • Para terminar, aprovechando que eres parte implicada y estas cerca de los editores ¿Sabes de algún movimiento para publicar Spirou y Fantasio en nuestro país, o nuestra sequía de tus álbumes en castellano será larga y dura?

  • Un saludo final, enhorabuena por tus éxitos pasados y futuros y te deseamos lo mejor en esta etapa al frente de las aventuras de nuestro personaje favorito, así como es tus otros proyectos.